Me emociono

397159 im gonna fly1

Nos pasamos la vida intentado tener las emociones a raya; no nos gusta perder el control y reir hasta llorar, sentir amor y ternura a raudales, llorar en público o expresar nuestro miedo. Las emociones no están bien vistas. Muchas personas consideran que dejarlas salir libremente les hace parecer débiles y vulnerables y se las tragan. Sin embargo, desde el principio de los tiempos, el ser humano ha tenido emociones que le han ayudado a sobrevivir.

Cuando necesitaba protegerse frente a un peligro, el miedo le ayudaba a ponerse en guardia. Si necesitaba defenderse y poner límites, sentía ira. El amor y la alegría le ponían en contacto con el otro y así ¡se perpetuaba la especie! 

Las emociones no son positivas ni negativas, buenas o malas, no entienden de moral. Las emociones simplemente son.  Si las reprimimos, estaremos mutilando una parte de nosotros. Nos perderemos la oportunidad de recordar, vivir y vibrar con lo que nos rodea. 

Nos permiten integrar y asimilar las experiencias vividas. Por ejemplo, la tristeza y la pena nos ayudan a recogernos y estar con nosotros mismos para poder tener un tiempo en el que asimilar lo que nos ha pasado. Sentirnos tristes nos lleva en ocasiones a pedir ayuda y a recordar que no somos autosuficientes , que necesitamos a los demás. La tristeza es una gran aliada del recuerdo. Si no añoráramos, no seríamos conscientes de lo que hemos tenido, no podríamos revivir (mantener viva) esa relación.

 Nos ayudan a regular el contacto/retirada con otras personas y con el mundo. Si hay algo que me hace daño, tengo que retirarme y el enfado es el motor que arranca para protegerme o defender lo que creo.También la ira surge cuando vivimos una frustración y entonces podemos darnos cuenta de cuánto deseábamos conseguir aquello. Nos conecta con nuestro deseo y con nuestras necesidades profundas. 

El amor y la alegría son sentimientos que nos llevan a compartir con el otro, a confiar y a celebrar la vida

Las emociones nos ayudan a regular nuestro mundo interno y si las bloqueamos, esa regulación natural se rompe apareciendo otros problemas: enfermedades, problemas de relación, insatisfacción vital. Así pues, dejémoslas salir y expresarse para escuchar el mensaje que nos traen.

Consulta privada de Miriam Magallón, psicóloga clínica.
C/Mauricio Legendre 2,4º I. 28046 Madrid. (Zona Pza.. Castilla)
Cita previa: 605146096

Terapialogo footerPsicología

He colaborado con

Datos de contacto

Miriam Magallón:

Teléfono: 605146096

C/ Mauricio Legendre 2,4º I
28046 Madrid, Zona: Pza Castilla

Registrate en nuestro boletín

Si quieres recibir mi resumen mensual de artículos, apúntate.
Please wait

Localización